martes, noviembre 05, 2013

Siervo de Dios Pedro Herrero Rubio, Médico

Siervo de Dios Pedro Herrero Rubio, Médico
Noviembre 5
 
El siervo de Dios Pedro Herrero Rubio, nació en Alicante (España) el día 29 de abril de 1904. Hijo único de Pedro y Emilia. Fue un médico excepcional, cursando sus estudios con brillantes calificaciones, y perfeccionándolos en París y Bruselas. Participó activamente en la transformación de la Pediatría. Casado con Patrocinio Javaloy Lizón, mantuvo con ella hasta la muerte una fidelidad intachable. Al no haber tenido hijos amó con más fuerza a los del prójimo.
 
Era Adorador Nocturno ejemplarísimo y constante. Hizo de la presencia de Jesús en la Eucaristía el eje de su vida. Su vida era austera, su oración, la Santa Misa y comunión diaria enfervorizaron su alma. En el ejercicio de su profesión, atraía a la fe a los más alejados, consiguiendo que infinidad de niños recibieran el Bautismo. Fue nombrado Presidente Diocesano de la Rama de Hombres de Acción Católica y trabajó por la fundación de Cottolengo, para atender a pobres y enfermos abandonados.
 
Colaboró con el P.Fontova en la creación de La Ciudad de los Muchachos, ayudándole económicamente y poniendo a su disposición todo su saber médico. Serenamente entregó su alma a Dios, el día 5 de noviembre de 1978.
 
Medico de Prestigio
Estudió en la única promoción que reunió a cuatro catedráticos de renombre universal: Cajal, Negrín, Marañón y Castroviejo. Obtuvo el título de Medicina y Cirugía el 25 de marzo de 1927 y más tarde el de Puericultor. Colabroró eficazmente en la transformación de la Pediatría. Perfeccionó sus estudios en París y Bruselas. Fue Presidente del Colegio de Médicos de Alicante más de tres décadas. El Consejo de Médicos de España le dedica un homenaje e inscribe su nombre en el Cuadro de Honor.
 
Trabajó en la Beneficencia Provincial y en Maternidad. Fue director durante 33 años en Madre E Hijo, donde atendía a los trabajadores portuarios y a sus familias, en una época en que no existía la Seguridad Social. Obtiene los títulos de Inspector Municipal de Sanidad, fue Puericultor de la Escuela Nacional de Puericultura. Obtiene los certificados de perfeccionamiento en la Clínica de Niños de la Facultad de París, el de Ampliación de Estudios sobre Tocología y Ginecología.
 
Médico de la Cruz Roja, especialidad de Niños. Publica en distintas revistas médicas trabajos importantes, destacando la aportación al estudio del Kala-Azar infantil. En Alicante, a título póstumo, es distinguido como Colegiado de Honor. Durante el ejercicio de su profesión era apreciado por todos sus colegas médicos.
 
1927     Recibe el Título de Medicina y Cirugía, más tarde el de Puericultor
 
1928     Título de Inspector Municipal de Sanidad, el certificado de perfeccionamiento en la Clínica de Niños de la Facultad de Paris, Título de Puericultor de la Escuela Nacional.
 
1930     Certificado de ampliación de estudios de Tocología y Ginecología
 
1934     Título de médico de la Beneficencia Provincial
 
1944     Director de Madre e Hijo, durante 33 años, atendiendo a los trabajadores portuarios y a sus familias.
 
1966     Fue nombrado Hombre del año, por un diario alicantino.
 
            Recibe homenajes en el Hogar José Antonio.
 
            El Consejo General de Médicos de España inscribe su nombre en el Cuadro de Honor.
 
            El ayuntamiento con expediente netamente favorable y por unanimidad le honró con el título de Alicantino Ilustre.
 
1967     Ingresa en la Orden Civil de Sanidad: Encomienda con Placa.
 
1970     Recibe la Medalla de Oro de la Provincia, por la trayectoria de su vida al servicio de los demás.
 
1976     Ingresó en la Orden Civil de Beneficencia, Distintivo Blanco y categoría de Cruz de 1ª Clase (Servicio puro a la caridad).
 
1978    El Colegio de Médicos de Alicante, a título póstumo, le distinguió como Colegiado de Honor.
 
Pedro Herrero como Siervo de Dios
Vivió el Evangelio día a día, en su profesión y en su vida social. Sentía gran amor al prójimo, preocupándose de su salud, aún a costa de la suya por falta de descanso. Consolaba a los padres de sus enfermitos, a menudo con su sola presencia, e incluso abriendo su bolsillo cuando la situación así lo requería. Ante la gravedad de una enfermedad, también se preocupaba por su salud espiritual, haciendo que recibieran el bautismo.
 
Un verano, perdió sus vacaciones para salvar a unos gemelos que habián nacido prematuramente. A su prima, Presidenta de Cáritas, nunca le faltaba el donativo de Pedro, y le decía: "No sólo lo doy con gusto, sino que el mayor favor que me puedes hacer, es pedirme para los pobres".
 
Todos los días, antes de comer, pasaba por la Capilla de las RR.MM. Capuchinas, donde estaba expuesto el Santísimo y allí, de rodillas, se abstraía de tan manera, que recordaba a Santa Teresa de Jesús, en su misticismo religioso. Pedro oía Misa y comulgaba diariamente y hasta su muerte fue Adorador Nocturno. Participó en la fundación del Cottolengo, para acoger a pobres y enfermos abandonados y colaboró en la creación de la Cuidad de los Muchachos.
=
 
Proceso de Canonización
Pedro Herrero entregó serenamente su alma a Dios el día 5 de noviembre de 1978. En la Misa de “córpore insepulto”, el obispo de la Diócesis, que presidía el acto, al ver el clamor popular y conmovido en su interior declaró la abertura del proceso para su canonización. Empezaron a recibirse infinidad de testimonios, gracias y favores obtenidos por su intercesión. En 1984 comenzaron a editarse Hojas informativas haciendo público todo lo recibido. Se formó la comisión promotora, siendo presidente D. Luis Trinchán. En 1994 fue nombrado Postulador D.Ildefonso Cases.
 
La APERTURA de este proceso tuvo lugar en la Concatedral de San Nicolás el día 30 de junio de 1997 y la CLAUSURA oficial el día 9 de junio del siguiente año, llevándose toda la documentación a Roma el 16 de junio del mismo año. El 2 de julio de 2003, el Vicepostulador D.Ildefonso Cases presenta en la Congregación para las Causas de los Santos, otro "presunto" milagro debidamente estudiado por el equipo médico de Alicante.
=

3 comentarios:

  1. Es muy grato y emocionante saber que un miembro del gremio médico ese en proceso de beatificación. Ya que en el mundo de hoy ya nadie cree en los milagros.
    Los medicos quienes presenciamos muchos milagros somos los primeros en atribuir la mejoría de un paciente a los avances científicos y tecnológicos y a la propia capacidad profesional... nos atribuimos los milagros; y cuando fallamos reconocemos que no somos Dios... nada mas injusto ya que todo proviene de Dios para un fin en concreto.

    Me da un gusto enorme que un miembro del gremio medico este en este proceso ya que actualmente la medicina se esta transformando en un mecanismo de lucro mas; hemos olvidado lo mas importante que es procurar la salud del enfermo, consolar y reconocer que muy por encima de los medicos y la ciencia esta Dios y este nos ama infinitamente. El medico moderno ha perdido su fe y la caridad es una virtud prácticamente olvidada.
    Con humildad me uno a la causa y ruego a Dios obre su voluntad y manifieste su beneplácito con la beatificación del Dr. Pedro Herrero Rubio y derrame abundantes bendiciones al gremio médico.

    ResponderEliminar
  2. Hola, yo lo venero, lo llevo dentro de mi corazón. A el le debo mi vida. Hace 50 años que juntoa Dios, nuestro Señor , me dieron la oportunidad de volver de nuevo a la vida. Siempre le doy las gracias. Gracias D Pedro.

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo lo venero, lo llevo dentro de mi corazón. A el le debo mi vida. Hace 50 años que juntoa Dios, nuestro Señor , me dieron la oportunidad de volver de nuevo a la vida. Siempre le doy las gracias. Gracias D Pedro.

    ResponderEliminar