martes, mayo 30, 2017

Evangelio Mayo 30, 2017

Día litúrgico: Martes VII de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 17,1-11a): En aquel tiempo, Jesús, alzando los ojos al cielo, dijo: «Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti. Y que según el poder que le has dado sobre toda carne, dé también vida eterna a todos los que tú le has dado. Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar.

»Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que el mundo fuese. He manifestado tu Nombre a los hombres que tú me has dado tomándolos del mundo. Tuyos eran y tú me los has dado; y han guardado tu Palabra. Ahora ya saben que todo lo que me has dado viene de ti; porque las palabras que tú me diste se las he dado a ellos, y ellos las han aceptado y han reconocido verdaderamente que vengo de ti, y han creído que tú me has enviado.

»Por ellos ruego; no ruego por el mundo, sino por los que tú me has dado, porque son tuyos; y todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío; y yo he sido glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti».


«Padre, ha llegado la hora»
Rev. D. Pere OLIVA i March - (Sant Feliu de Torelló, Barcelona, España)

Hoy, el Evangelio de san Juan —que hace días estamos leyendo— comienza hablándonos de la “hora”: «Padre, ha llegado la hora» (Jn 17,1). El momento culminante, la glorificación de todas las cosas, la donación máxima de Cristo que se entrega por todos... “La hora” es todavía una realidad escondida a los hombres; se revelará a medida que la trama de la vida de Jesús nos abra la perspectiva de la cruz.

¿Ha llegado la hora? ¿La hora de qué? Pues ha llegado la hora en que los hombres conozcamos el nombre de Dios, o sea, su acción, la manera de dirigirse a la Humanidad, la manera de hablarnos en el Hijo, en Cristo que ama.

Los hombres y las mujeres de hoy, conociendo a Dios por Jesús («las palabras que tú me diste se las he dado a ellos»: Jn 17,8), llegamos a ser testigos de la vida, de la vida divina que se desarrolla en nosotros por el sacramento bautismal. En Él vivimos, nos movemos y somos; en Él encontramos palabras que alimentan y que nos hacen crecer; en Él descubrimos qué quiere Dios de nosotros: la plenitud, la realización humana, una existencia que no vive de vanagloria personal sino de una actitud existencial que se apoya en Dios mismo y en su gloria. Como nos recuerda san Ireneo, «la gloria de Dios es que el hombre viva». ¡Alabemos a Dios y su gloria para que la persona humana llegue a su plenitud!

Estamos marcados por el Evangelio de Jesucristo; trabajamos para la gloria de Dios, tarea que se traduce en un mayor servicio a la vida de los hombres y mujeres de hoy. Esto quiere decir: trabajar por la verdadera comunicación humana, la felicidad verdadera de la persona, fomentar el gozo de los tristes, ejercer la compasión con los débiles... En definitiva: abiertos a la Vida (en mayúscula).

Por el espíritu, Dios trabaja en el interior de cada ser humano y habita en lo más profundo de la persona y no deja de estimular a todos a vivir de los valores del Evangelio. La Buena Nueva es expresión de la felicidad liberadora que Él quiere darnos.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Mayo 30


-Beata Bautista Varano, Virgen

-Beata Isabel de Töss o de Hungría, Virgen Dominica Mística
-Beata Matilde Téllez, Confesora
-Beata María Celina de la Presentación, Virgen Clarisa
-Beata Marta Wiecka, Religiosa Hija de la Caridad


-Beato Carlos Liviero, Obispo

-Beato Guillermo Filby, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Guillermo Mauro Scott, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Lorenzo Richardson, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Otón Neururer, Presbítero y Mártir
-Beato Pedro Pere Tarrés i Claret, Médico Presbítero (Agsto 31)

-Beato Paoluccio Trinci de Foligno (Pablo de Vagnozzo Trinci), Fraile Lego
-Beato Ricardo Newport, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Santiago Felipe Bertoni, Presbítero (Mayo 25)
-Beato Santiago Salomoni, Presbítero

-Beato Tomás Cottam, Presbítero y Mártir

-Nuestra Señora del Sagrado Corazón, México (1966)

-Dedicación de la Iglesia de Monte Virgen, cerca de Nápoles, Italia (1126)
-Nuestra Señora de los Remedios
-Santa María, Estela Matutina
-Virgen de Lorena-Lorrain (Francia)

-San Anastasio de Pavia, Obispo (Busco Estampa)
-San Ausonio, Obispo
-San Basilio de Cesarea, Padre de San Basilio el Magno
-San Caidoco, Presbítero
-San Caralempes, Mártir
-San Clino, Abad
-San Críspulo de Cerdeña, Mártir
-San Eusebio, Mártir
-San Exuperancio de Ravena, Obispo
-San Félix I, Papa y Mártir (Diciembre 30)
-San Fernando lll, Rey de Castilla y León (Memoria Litúrgica)
-San Gabino de Torres o Cerdeña, y compañeros Mártires
-San Gamo, Monje
-San Huberto de Betigny, Monje
-San Huberto o Humberto de Mastrique o Tongeren, Obispo y Confesor
-San Isaac, Abad y Fundador

-San Jenaro de Cerdeña, Diácono Mártir
-San José Marello, Fundador OSJ
-San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, Vidente de la Virgen de Guadalupe (Diciembre 9)
-San Lucas Kirby, y tres beatos compañeros, Presbíteros y Mártires (Busco Estampa)
-San Madelgisilo, Anacoreta
-San Matías Kalemba Mulumba, Mártir de Uganda
-San Máximo de Verona, Obispo (Busco Estampa)
-San Nicolás Barré, Religioso
-San Palatino, Mártir

-San Proto de Cerdeña, Diácono Mártir
-San Restituto de Cágliari, Obispo
-San Sico, Mártir
-San Uberto de Betigny, Monje
-San Urbicio, Abad
-San Venancio, Confesor
-San Walstan de Norfolk, Bracero

-Santa Basilia, Mártir
-Santa Dimpna (o Difna) de Brabante, Virgen y Mártir
-Santa Emelia de Cesarea, Madre de San Basilio el Magno
-Santa Emilia, Madre
-Santa Juana de Arco, Mártir - Patrona de Francia y Doncella de Orleáns




lunes, mayo 29, 2017

Evangelio Mayo 29, 2017

Día litúrgico: Lunes VII de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 16,29-33): En aquel tiempo, los discípulos dijeron a Jesús: «Ahora sí que hablas claro, y no dices ninguna parábola. Sabemos ahora que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por esto creemos que has salido de Dios». Jesús les respondió: «¿Ahora creéis? Mirad que llega la hora (y ha llegado ya) en que os dispersaréis cada uno por vuestro lado y me dejaréis solo. Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo».

«¡Ánimo!: yo he vencido al mundo»
Rev. D. Jordi CASTELLET i Sala - (Sant Hipòlit de Voltregà, Barcelona, España)

Hoy podemos tener la sensación de que el mundo de la fe en Cristo se debilita. Hay muchas noticias que van en contra de la fortaleza que querríamos recibir de la vida fundamentada íntegramente en el Evangelio. Los valores del consumismo, del capitalismo, de la sensualidad y del materialismo están en boga y en contra de todo lo que suponga ponerse en sintonía con las exigencias evangélicas. No obstante, este conjunto de valores y de maneras de entender la vida no dan ni la plenitud personal ni la paz, sino que sólo traen más malestar e inquietud interior. ¿No será por esto que, hoy, las personas van por la calle enfurruñadas, cerradas y preocupadas por un futuro que no ven nada claro, precisamente porque se lo han hipotecado al precio de un coche, de un piso o de unas vacaciones que, de hecho, no se pueden permitir?

Las palabras de Jesús nos invitan a la confianza: «¡Ánimo!: yo he vencido al mundo» (Jn 16,33), es decir, por su Pasión, Muerte y Resurrección ha alcanzado la vida eterna, aquella que no tiene obstáculos, aquella que no tiene límite porque ha vencido todos los límites y ha superado todas las dificultades.

Los de Cristo vencemos las dificultades tal y como Él las ha vencido, a pesar de que en nuestra vida también hayamos de pasar por sucesivas muertes y resurrecciones, nunca deseadas pero sí asumidas por el mismo Misterio Pascual de Cristo. ¿Acaso no son “muertes” la pérdida de un amigo, la separación de la persona amada, el fracaso de un proyecto o las limitaciones que experimentamos a causa de nuestra fragilidad humana?

Pero «sobre todas estas cosas triunfamos por Aquel que nos amó» (Rom 8,37). Seamos testigos del amor de Dios, porque Él en nosotros «ha hecho (...) cosas grandes» (Lc 1,49) y nos ha dado su ayuda para superar toda dificultad, incluso la muerte, porque Cristo nos comunica su Espíritu Santo.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Mayo 29


-Beata Elías de San Clemente (Teodora Fracasso), Monja Carmelita (Diciembre 25)
-Beata Gerardesca de Pisa, Viuda y Reclusa (Junio 9) 


-Beato Ademaro, Clérigo y Mártir (Busco Estampa)

-Beato Bernardo, Clérigo y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Bernardo de Rochefort, Mártir Dominico
-Beato Egidio Dalmasia, Mercedario
-Beato Esteban de Saint Thierry, Mártir Franciscano (Busco Estampa)
-Beato Félix de Nicosia, Religioso
-Beato Fertanerio, Clérigo y Mártir (Busco Estampa)
-Beato García d’Aure, Mártir Dominico
-Beato Guillermo Arnaud, y diez compañeros Mártires
-Beato José Gérard, Presbítero y Misionero Oblato
-Beato Pedro Arnaud, Laico Mártir (Busco Estampa)
-Beato Pedro Romero Espejo, Sacerdote y Mártir
-Beato Prior de Aavignotet-Lauragais, (Francia), monje en Cluse, (nombre no se sabe), Mártir (Busco Estampa)
-Beato Raimundo Carbonier, Mártir Franciscano (Busco Estampa)
-Beato Ricardo Thirkeld, Presbítero y Mártir

-Nuestra Señora de Ardents, Arras, Francia (1095)

-San Ademaro, Presbítero
-San Alejandro de Tento, Mártir
-San Amón de Egipto, Mártir
-San Andrés de Chio, Mártir
-San Aymar, Presbítero
-San Carelo o Canelo de Iconio, Mártir (Busco Estampa)
-San Cirilo de Capadocia, Niño y Mártir
-San Conón de Iconio, Mártir (Busco Estampa)

-San Conón de Isauria, Mártir
-San Eleuterio de Arcano, Abad
-San Esiquio Palatino de Antioquía, Mártir

-San Exuperancio de Rávena, Obispo (Busco Estampa)
-San Félix I, Papa (Diciembre 30)
-San Félix, Eremita (Busco Estampa)
-San Félix, Anacoreta Martir
-San Gencio, Mártir
-San Gerardo de Mâcon o Brou, Obispo y Monje (Busco Estampa)
-San Gisino, Mártir
-San Jocondo, Mártir
-San Juan de Atarés, Anacoreta
-San Justo de Urgell, Obispo, (Mayo 28)
-San Martirio de Trento, Lector y Mártir
-San Martory, Mártir
-San Maximino de Tréveris, Obispo y Confesor
-San Máximo de Verona, Obispo (Busco Estampa)

-San Olbiano, Obispo
-San Pedro Sans, Mártir
-San Restituto de Roma, Mártir
-San Senador de Milán, Obispo
-San Sisinio de Trento, Diácono y Mártir
-San Voto, Anacoreta Mártir
-San Voto, Eremita (Busco Estampa)

-Santa Bona de Pisa, Virgen Peregrina

-Santa Laura de Constantinopla o San Pedro, y compañeras Mártires Trinitarias
-Santa Marmesia, Confesora
-Santa Restituta, Mártir
-Santa Sofía, Mártir
-Santa Teodosia de Cesarea, y 12 Nobles Matronas Mártires
-Santa Teodosia de Constantinopla, Mártir
-Santa Úsula Ledóchowska, Fundadora

-Santos Mártires de Umbría

-Traslación de las reliquias de San Maximino de Trier, (Septiembre 12)

domingo, mayo 28, 2017

Evangelio Mayo 28, 2017

Día litúrgico: Ascensión del Señor (A)

Texto del Evangelio (Mt 28,16-20): En aquel tiempo, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron. Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

«Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra»
Dr. Josef ARQUER - (Berlin, Alemania)

Hoy, contemplamos unas manos que bendicen —el último gesto terreno del Señor (cf. Lc 24,51). O unas huellas marcadas sobre un montículo —la última señal visible del paso de Dios por nuestra tierra. En ocasiones, se representa ese montículo como una roca, y la huella de sus pisadas queda grabada no sobre tierra, sino en la roca. Como aludiendo a aquella piedra que Él anunció y que pronto será sellada por el viento y el fuego de Pentecostés. La iconografía emplea desde la antigüedad esos símbolos tan sugerentes. Y también la nube misteriosa —sombra y luz al mismo tiempo— que acompaña a tantas teofanías ya en el Antiguo Testamento. El rostro del Señor nos deslumbraría.

San León Magno nos ayuda a profundizar en el suceso: «Lo que era visible en nuestro Salvador ha pasado ahora a sus misterios». ¿A qué misterios? A los que ha confiado a su Iglesia. El gesto de bendición se despliega en la liturgia, las huellas sobre tierra marcan el camino de los sacramentos. Y es un camino que conduce a la plenitud del definitivo encuentro con Dios.

Los Apóstoles habrán tenido tiempo para habituarse al otro modo de ser de su Maestro a lo largo de aquellos cuarenta días, en los que el Señor —nos dicen los exegetas— no “se aparece”, sino que —en fiel traducción literal— “se deja ver”. Ahora, en ese postrer encuentro, se renueva el asombro. Porque ahora descubren que, en adelante, no sólo anunciarán la Palabra, sino que infundirán vida y salud, con el gesto visible y la palabra audible: en el bautismo y en los demás sacramentos.

«Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra» (Mt 28,18). Todo poder.... Ir a todas las gentes... Y enseñar a guardar todo... Y El estará con ellos —con su Iglesia, con nosotros— todos los tiempos (cf. Mt 28,19-20). Ese “todo” retumba a través de espacio y tiempo, afirmándonos en la esperanza.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Mayo 28


-Beata María Bartolomea Bagnesi, Religiosa Virgen
-Beata María de la Natividad, Virgen Mercedaria
-Beata Margarita Pole, Madre de Familia y Mártir 

-Beato Antonio Julián Nowowiejski, Obispo y Mártir
-Beato Herculano de Piegaro, Presbítero
-Beato Juan Shert, Sacerdote y Mártir
-Beato Ladislao Demski, Mártir
-Beato Lanfranco de Canterbury, Monje
-Beato Luis Biraghi, Sacerdote Fundador (Agosto 11)
-Beato Roberto Johnstone, Sacerdote y Mártir
-Beato Tomás Ford, Sacerdote y Mártir


-Nuestra Señora de Hornuez
-Fiesta de las Reliquias de Nuestra Señora, Venecia, Italia

-San Bernardo de Aosta o Menthon, Archidiácono Monje (Junio 15)
-San Carauno o Cerauno de Chartres, Mártir
-San Cherón, Mártir
-San Crescente, Mártir
-San Dioscórides, Mártir
-San Dioscórido, Mártir
-San Eladio, Mártir
-San Elconida, Mártir
-San Emilio de Cerdeña, Mártir
-San Eugenio, Confesor
-San Feliciano, Mártir
-San Félix, Mártir
-San Germán de París, Obispo
-San Guillermo de Gellone, Monje
-San Heladio, Mártir
-San Helicónides, Mártir
-San Ignacio de Rostov, Obispo
-San Juan de Jesús María, Religioso
-San Justiniano, Confesor
-San Justo de Urgell, Obispo
-San Juvenal, Obispo
-San Lanfranco, Arzobispo
-San Luciano, Mártir
-San Manviano, Obispo
-San Nicéforo, Obispo
-San Pablo Hanh, Mártir
-San Podio, Obispo
-San Ponto de Florencia, Obispo y Confesor
-San Príamo, Mártir
-San Senador, Obispo
-San Teódulo, Confesor
-San Víctor, Mártir


-Santa Helcónides o Eliconide, Virgen y Mártir
-Santa Eubaldesca, Monja
-Santa Ubaldesca Taccini, Virgen Monja

-Santos Monjes Mártires de los sarracenos


sábado, mayo 27, 2017

Evangelio Mayo 27, 2017

Día litúrgico: Sábado VI de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 16, 23-28): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: lo que pidáis al Padre os lo dará en mi nombre. Hasta ahora nada le habéis pedido en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea colmado. Os he dicho todo esto en parábolas. Se acerca la hora en que ya no os hablaré en parábolas, sino que con toda claridad os hablaré acerca del Padre. Aquel día pediréis en mi nombre y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque me queréis a mí y creéis que salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo. Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre».

«Salí del Padre (...) y voy al Padre»
Rev. D. Xavier ROMERO i Galdeano - (Cervera, Lleida, España)

Hoy, en vigilias de la fiesta de la Ascensión del Señor, el Evangelio nos deja unas palabras de despedida entrañables. Jesús nos hace participar de su misterio más preciado; Dios Padre es su origen y es, a la vez, su destino: «Salí del Padre y he venido al mundo. Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre» (Jn 16,28).

No debiera dejar de resonar en nosotros esta gran verdad de la segunda Persona de la Santísima Trinidad: realmente, Jesús es el Hijo de Dios; el Padre divino es su origen y, al mismo tiempo, su destino.

Para aquellos que creen saberlo todo de Dios, pero dudan de la filiación divina de Jesús, el Evangelio de hoy tiene una cosa importante a recordar: “Aquel” a quien los judíos denominan Dios es el que nos ha enviado a Jesús; es, por tanto, el Padre de los creyentes. Con esto se nos dice claramente que sólo puede conocerse a Dios de verdad si se acepta que este Dios es el Padre de Jesús.

Y esta filiación divina de Jesús nos recuerda otro aspecto fundamental para nuestra vida: los bautizados somos hijos de Dios en Cristo por el Espíritu Santo. Esto esconde un misterio bellísimo para nosotros: esta paternidad divina adoptiva de Dios hacia cada hombre se distingue de la adopción humana en que tiene un fundamento real en cada uno de nosotros, ya que supone un nuevo nacimiento. Por tanto, quien ha quedado introducido en la gran Familia divina ya no es un extraño.

Por esto, en el día de la Ascensión se nos recordará en la Oración Colecta de la Misa que todos los hijos hemos seguido los pasos del Hijo: «Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la Ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido Él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo». En fin, ningún cristiano debiera “descolgarse”, pues todo esto es más importante que participar en cualquier carrera o maratón, ya que la meta es el cielo, ¡Dios mismo!
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Mayo 27



-Beato Andrés Franchi, Obispo (Mayo 26)
-Beato Dionisio de Semur, Mercedario
-Beato Edmundo Duke, Presbítero y Mártir (Busco Estampa) 
-Beato Francisco Serrano, Obispo y Mártir 
-Beato José Tous y Soler, Sacerdote y Fundador
-Beato Juan Hogg, Presbítero y Mártir (Busco Estampa) 
-Beato Pedro Sanz, Obispo y Mártir
-Beato Pelegrín de Falerone, Religioso
-Beato Ricardo Hill, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)
-Beato Ricardo Holiday, Presbítero y Mártir (Busco Estampa)

-Nuestra Señora de Nápoles, Italia (533)-Nuestra Señora de Valdejimena - Horcajo (Salamanca)

-San Acacio, Mártir

-San Agustín de Canterbury, Obispo (Memoria Litúrgica)
-San Alipio, Mártir
-San Atanasio Bazzekuketta, Mártir
-San Beda el Venerable, Presbítero y Doctor de la Iglesia (Mayo 25)
-San Boecio, Mártir
-San Bruno de Würzburg, Obispo
-San Cirilo, Mártir
-San Clemente, Monje
-San Cuadrado, Mártir
-San Dídimo, Mártir
-San Elías, Mártir
-San Estratónico, Mártir
-San Eutropio de Orange, Obispo

-San Evangelio, Mártir
-San Fanuro, Mártir
-San Federico, Obispo y Mártir
-San Gausberto de Montsalvy, Presbítero y Eremita (Busco Estampa)
-San Gonzaga Gonza, Mártir
-San Hildeberto, Obispo
-San Juan I, Papa (Mayo 18)
-San Juan el Ruso, Confesor
-San Juliano de Jerusalem, Mártir
-San Julio de Dorostoro, el Veterano, Mártir
-San Luciano, Mártir
-San Oliverio, Confesor
-San Pedro Parenzo, Mártir (Mayo 21)
-San Ranulfo de Artois, Mártir
-San Restituto de Roma, Mártir (Busco Estampa)
-San Secundino de Capua, Mártir
-San Símaco, Mártir
-San Teopépido, Mártir
-San Teraponto, Mártir
-San Zótico, Mártir

-Santa Bárbara Kim, Mártir

-Santa Bárbara Yi, Mártir
-Santa María Bartolomé, Virgen
-Santa Restituta de Sora, Mártir
-Santa Teodora, Mártir

viernes, mayo 26, 2017

Evangelio Mayo 26, 2017

Día litúrgico: Viernes VI de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 16,20-23a): En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo. También vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar. Aquel día no me preguntaréis nada».

«Vuestra tristeza se convertirá en gozo»
+ Rev. D. Joaquim FONT i Gassol - (Igualada, Barcelona, España)

Hoy comenzamos el Decenario del Espíritu Santo. Reviviendo el Cenáculo, vemos a la Madre de Jesús, Madre del Buen Consejo, conversando con los Apóstoles. ¡Qué conversación tan cordial y llena! El repaso de todas las alegrías que habían tenido al lado del Maestro. Los días pascuales, la Ascensión y las promesas de Jesús. Los sufrimientos de los días de la Pasión se han tornado alegrías. ¡Qué ambiente tan bonito en el Cenáculo! Y el que se está preparando, como Jesús les ha dicho.

Nosotros sabemos que María, Reina de los Apóstoles, Esposa del Espíritu Santo, Madre de la Iglesia naciente, nos guía para recibir los dones y los frutos del Espíritu Santo. Los dones son como la vela de una embarcación cuando está desplegada y el viento —que representa la gracia— le va a favor: ¡qué rapidez y facilidad en el camino!

El Señor nos promete también en nuestra ruta convertir las fatigas en alegría: «Vuestra alegría nadie os la podrá quitar» (Jn 16,23) y «vuestra alegría será completa» (Jn 16,24). Y en el Salmo 126,6: «Al ir, va llorando, llevando la semilla; al volver, vuelve cantando trayendo sus gavillas».

Durante toda esta semana, la Liturgia nos habla de rejuvenecer, de exultar (saltar de alegría), de la felicidad segura y eterna. Todo nos lleva a vivir de oración. Como nos dice san Josemaría: «Quiero que estés siempre contento, porque la alegría es parte integrante de tu camino. —Pide esa misma alegría sobrenatural para todos».

El ser humano necesita reír para la salud física y espiritual. El humor sano enseña a vivir. San Pablo nos dirá: «Sabemos que todas las cosas contribuyen al bien de los que aman a Dios» (Rom 8,28). ¡He aquí una buena jaculatoria!: «¡Todo es para bien!»; «Omnia in bonum!».
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Mayo 26



-Beata Giannetta Vacchi, Vidente de Caravaggio
-Beata María Angelica Mastroti de Papasidero,
-Beata Regintrude de Nonnberg, Abadesa


-Beato Andrés Franchi, Obispo
-Beato Arnaldo Buysson, y 11 compañeros Mártires Mercedarios
-Beato Francisco Patrizi de Siena, Presbítero Servita
-Beato José Royo, Presbítero
-Beato Juan Alcober, Presbítero


-Nuestra Señora de Caravaggio, Italia. (1432)
-Solemnidad Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo

-San Adán, Abad
-San Agustín de Cantorbery, Obispo (Mayo 27)
-San Andrés Kaggwa, Mártir
-San Albino, Confesor
-San Alfeo, Padre
-San Atanasio Bazzekuketta, Mártir (Mayo 27)
-San Berengario de Toulouse, Monje (Busco Estampa)
-San Berenguer de Saint-Papoul, Monje
-San Cicio, Mártir
-San Coto, Mártir
-San Cuadrado de África,, Apologista y Mártir
-San Cuadrato de Atenas, Discípulo de los Apóstoles
-San Damiano, Confesor
-San Didier o Desiderio de Vienne, Obispo y Mártir
-San Edmundo de Inglaterra, Rey
-San Eleuterio, Papa y Mártir
-San Eraclio de Todi, Mártir
-San Felicísimo de Todi, Mártir
-San Felipe Neri, Presbítero Apóstol de Roma (Memoria Litúrgica)
-San Fugacio, Confesor
-San Genadio de Montecassino, Monje Benedictino
-San Godo, Monje
-San Godón, Monje
-San Guinizzone, Monje Benedictino
-San Heraclio, Mártir
-San José Chang Son-Jib, Mártir
-San Juan Doan Trinh Hoan, Presbítero y Mártir
-San Juanario, Monje
-San Julio, Mártir
-San Lamberto Péloguin de Vence, Obispo y Monje

-San Mateo Nguyen Van Phuong, Padre Mártir
-San Montano, Mártir
-San Oduvaldo, Abad
-San Paulino de Todi, Mártir
-San Pardo de Larino o Mira, Obispo
-San Pedro Martín Sanç y Jordá, Religioso y Mártir
-San Ponciano Ngondwe, Mártir
-San Prisco de Auxerre, y compañeros Mártires (Busco Estampa)
-San Raimulfo, Mártir
-San Simitrio de Roma, Presbítero y 22 compañeros Mártires

-San Teomedes, Mártir
-San Vinizó, Monje
-San Zacarías de Viena, Obispo y Mártir


-Santa Eva, Mártir
-Santa Felicísima de Todi, Mártir
-Santa Larisa, Mártir
-Santa Marianita de Jesús Paredes y Flores, Virgen Terciaria Franciscana
-Santa Máxima, Mártir
-Santa Menedina, Mártir

jueves, mayo 25, 2017

Evangelio Mayo 25, 2017

Día litúrgico: Jueves VI de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 16,16-20): En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver». Entonces algunos de sus discípulos comentaron entre sí: «¿Qué es eso que nos dice: ‘Dentro de poco ya no me veréis y dentro de otro poco me volveréis a ver’ y ‘Me voy al Padre’?». Y decían: «¿Qué es ese ‘poco’? No sabemos lo que quiere decir». Se dio cuenta Jesús de que querían preguntarle y les dijo: «¿Andáis preguntándoos acerca de lo que he dicho: ‘Dentro de poco no me veréis y dentro de otro poco me volveréis a ver?’. En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo».

«Vuestra tristeza se convertirá en gozo»
Rev. D. Joan Pere PULIDO i Gutiérrez Secretario del obispo de Sant Feliu - (Sant Feliu de Llobregat, España)

Hoy contemplamos de nuevo la Palabra de Dios con la ayuda del evangelista Juan. En estos últimos días de Pascua sentimos una inquietud especial por hacer nuestra esta Palabra y entenderla. La misma inquietud de los primeros discípulos, que se expresa profundamente en las palabras de Jesús —«Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver» (Jn 16,16)— concentra la tensión de nuestras inquietudes de fe, de búsqueda de Dios en nuestra vida cotidiana.

Los cristianos de hoy sentimos la misma urgencia que los cristianos del primer siglo. Queremos ver a Jesús, necesitamos experimentar su presencia en medio de nosotros, para reforzar nuestra fe, esperanza y caridad. Por esto, nos provoca tristeza pensar que Él no esté entre nosotros, que no podamos sentir y tocar su presencia, sentir y escuchar su palabra. Pero esta tristeza se transforma en alegría profunda cuando experimentamos su presencia segura entre nosotros.

Esta presencia, así nos lo recordaba Juan Pablo II en su última Carta encíclica Ecclesia de Eucharistia, se concreta —específicamente— en la Eucaristía: «La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia. Ésta experimenta con alegría cómo se realiza continuamente, en múltiples formas, la promesa del Señor: ‘He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo’ (Mt 28,20). (...) La Eucaristía es misterio de fe y, al mismo tiempo, “misterio de luz”. Cada vez que la Iglesia la celebra, los fieles pueden revivir de algún modo la experiencia de los dos discípulos de Emaús: 'Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron' (Lc 24,31)».

Pidamos a Dios una fe profunda, una inquietud constante que se sacie en la fuente eucarística, escuchando y entendiendo la Palabra de Dios; comiendo y saciando nuestra hambre en el Cuerpo de Cristo. Que el Espíritu Santo llene de luz nuestra búsqueda de Dios.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Mayo 25



-Beato Bartolomé Magi de Anghiari, Confesor
-Beato Gerardo Mecatti de Villamagna, Terciario Franciscano
-Beato Isidoro Ngei Ko Lat, Laico Catequista y Mártir
-Beato Jacobo o Santiago Felipe (Andrés) Bertoni, Presbítero Servita
-Beato Nicolás Cehelskyj, Presbítero y Mártir

-Nuestra Señora  de la Consolación
-Nuestra Señora del Consuelo
-Nuestra Señora la Nueva, Jerusalén (530)
-Nuestra Señora del Puy, Patrona de Estella (Navarra)

-San Adelmo, Obispo
-San Agustín Caloca Cortés, Presbítero y Mártir
-San Aldelmo o Aldhelmo de Sherborne, Obispo
-San Beda el Venerable, Presbítero y Doctor de la Iglesia (Memoria Litúrgica)
-San Bonifacio IV, Papa
-San Canión de Atella, Obispo y Mártir

-San Cenobio o Zenobio de Florencia, Obispo
-San Clarito, Confesor
-San Cristóbal Magallanes Jara, Presbítero y Mártir (Mayo 21)
-San Dionisio de Milán, Obispo
-San Dionisio Ssebuggwawo, Mártir Laico
-San Genadio de Astorga, Monje y Obispo
-San Gerio o Gerardo de Lunel, Eremita
-San Gerio, Mártir
-San Geruncio, Obispo y Mártir
-San Gregorio VII, Papa
(Memoria Litúrgica)

-San Hildebrando, Papa
-San Jaime Felipe, Religioso
-San León de Mantenay, Abad
-San León de Troyes, Confesor
-San Lesmes, Obispo
-San Lucífero, Obispo
-San Malentión, Mártir
-San Máximo, Mártir
-San Pasícrates de Misia, Mártir
-San Pedro Doan Van Vân, Mártir
-San Predecio, Mártir
-San Robustiano, Mártir
-San Senzio de Bieda, Eremita
-San Urbano I, Papa
-San Valencio, Mártir
-San Valención de Misia, Mártir
-San Volcades, Presbítero

-Santa Emma, Abadesa
-Santa Magdalena Sofía Barat, Religiosa y Fundadora
-Santa María Mackillop, Religiosa (Agosto 8)
-Santa María Jacoba, Confesora
-Santa María Magdalena de Pazzi, Maestra de Novicias
(Memoria Litúrgica)

-Santa Sancia, Mártir
-Santa Senciana, Mártir
-Santa Vicenta María López y Vicuña, Religiosa (Diciembre 26)

miércoles, mayo 24, 2017

Evangelio Mayo 24, 2017

Día litúrgico: Miércoles VI de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 16,12-15): En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho: Recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros».

«Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa»
Rev. D. Santi COLLELL i Aguirre - (La Garriga, Barcelona, España)

Hoy, Señor, una vez más, nos quieres abrir los ojos para que nos demos cuenta de que con demasiada frecuencia hacemos las cosas al revés. «El Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa» (Jn 16,13), aquello que el Padre ha dado a conocer al Hijo.

¡Es curioso!: más que dejarnos guiar por el Espíritu (¡qué gran desconocido en nuestras vidas!), lo que hacemos es, bien pasar de Él, bien “imponerle” las cosas una vez ya hemos tomado nuestras decisiones. Y lo que hoy se nos dice es más bien lo contrario: dejar que Él nos guíe.

Pienso, Señor, en voz alta... Vuelvo a leer el Evangelio de hoy y me vienen a la cabeza los chicos y chicas que recibirán la Confirmación este año. Veo los que me rodean y estoy tentado a pensar: —¡Qué verdes están! ¡A éstos, tu Espíritu no les va ni por delante ni por detrás; y más bien se dejan guiar por todo y por nada!

A quienes se nos considera adultos en la fe, haznos instrumentos eficaces de tu Espíritu para llegar a ser “contagiadores” de tu verdad; para intentar “guiar-acompañar”, ayudar a abrir los corazones y los oídos de quienes nos rodean.

«Mucho tengo todavía que deciros» (Jn 16,12). —¡No te retengas, Señor, en dirigirnos tu voz para revelarnos nuestras propias identidades! Que tu Espíritu de Verdad nos lleve a reconocer todo aquello de falso que pueda haber en nuestras vidas y nos haga valientes para enmendarlo. Que ponga luz en nuestros corazones para que reconozcamos, también, aquello que de auténtico hay dentro de nosotros y que ya participa de tu Verdad. Que reconociéndolo sepamos agradecerlo y vivirlo con alegría.

Espíritu de Verdad, abre nuestros corazones y nuestras vidas al Evangelio de Cristo: que sea ésta la luz que ilumine nuestra vida cotidiana. Espíritu Defensor, haznos fuertes para vivir la verdad de Cristo, dando testimonio a todos.
=
Fuente: evangeli.net